¿Banxico se queda sin espacio?

Los últimos días se han caracterizado a nivel mundial por las crecientes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Esto ha provocado nerviosismo entre inversionistas por el temor a que la “guerra comercial” genere un desaceleramiento global de la economía.

En México, llegar a un acuerdo con Estados Unidos y Canadá respecto del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (“TLCAN”)  parece cada día más difícil.

En Estados Unidos, la semana pasada el Sistema de la Reserva Federal (el “Fed”) sorprendió con un incremento en la tasa de referencia de 25 puntos base y advirtió que se esperan dos aumentos más en este año.

Todos estos factores ponen a Banco de México (“Banxico”) en una situación complicada, puesto que se espera que incrementen la tasa de interés a la par con el Fed, pero esto implicaría quedarse sin mucho espacio o margen de actuación en los siguientes meses.

Además, cada incremento en la tasa de interés implica sacrificar el crecimiento económico, el cual ha sido casi insignificante en los últimos años si descontamos la inflación. Por ejemplo en el 2017 el crecimiento del Producto Interno Bruto (“PIB”) fue de 2.3% anual, en tanto que la inflación anual al cierre de 2017 fue de 6.7%, por lo que en términos reales, la economía mexicana en el último año presentó un decrecimiento.

Por otro lado, el peso mexicano ha sufrido tan sólo en el último mes una depreciación del 9.7%, es decir, el 17 de mayo, día que Banxico incrementó su tasa de referencia de 7.25% a 7.5% el peso cotizaba en 18.693 unidades en el mercado de mayoreo, en tanto que el día de ayer cerró en 20.519 unidades.

La depreciación del peso de acuerdo con distintos analistas se explica debido al aumento de posiciones especulativas en el Mercado de Derivados de Chicago (“CME”) que le “apuestan” a que el peso se siga depreciando.

De ganar el puntero la elección presidencial generará un impacto de corto plazo que se verá reflejado en una depreciación del tipo de cambio hasta llegar a los 22 pesos por dólar, y a medida que regule su discurso y no elimine las reformas estructurales, el peso mexicano se estabilizará. Lo que sería realmente preocupante, es una resolución no favorable respecto del TLCAN. Moody´s estimó que en este supuesto el tipo de cambio pudiera llegar hasta los 26 pesos por dólar.

Esta situación claramente sería difícil para la economía mexicana puesto que esperaríamos una mayor inflación, lo que se verá reflejado en una pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero, menor inversión extranjera y por ende una desaceleración de la economía mexicana.  

El jueves seguramente Banxico incrementará su tasa de interés tratando así de evitar una mayor depreciación del peso mexicano. No queda más que esperar el día de las elecciones y estar preparado para posibles aumentos futuros en la tasa de interés y en el tipo de cambio.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s